BLOG

¿Qué hace un quemador industrial?

Edicion Web

0

Un quemador industrial coloca las cantidades justas de aire y gas necesarias para iniciar el proceso de combustión.  Mantiene esas cantidades constantes y permite la regulación del aire y del gas, lo que contribuye a la permanencia estable de la flama.  Da la dimensión adecuada a la llama y otorga un poder de radiación suficiente a la misma de acuerdo al calor y carga térmica.

Estos equipos se pueden clasificar en Comerciales (entre 25,000 y 150,000 Kcal/ h) o Industriales (mayores a 150,000 Kcal/h).

Para mantener su buen funcionamiento es necesario darles mantenimiento constante. El cual consiste en; limpieza, calibración, análisis de gases y comprar partes o reemplazar componentes si es necesario.

Actualmente los quemadores industriales, incorporan sistemas digitales de control cuya función es la de informar de las variables representativas que estén afectando la combustión y controlan el proceso evaluando los distintos parámetros.

También pueden tener sistemas de control de velocidad para ajustarla de forma deseada, esto se traduce en ahorros para la empresa tanto en el uso de combustible como en el de la luz eléctrica.

En Thermal Combustion ofrecerles el dispositivo que le aporte mayores beneficios es nuestra prioridad , por eso manejamos  las mejores marcas.

Mantenimiento preventivo para un quemador industrial a gas

Edicion Web

0

Todo dispositivo industrial requiere de mantenimiento y el tipo de cuidado que un quemador industrial a gas requiere puede variar. Uno de los más importantes, es el mantenimiento  preventivo. 

El mantenimiento preventivo se refiere a todas las operaciones necesarias para garantizar un rendimiento óptimo de energía, condiciones de seguridad adecuadas y un impacto mínimo en el medio ambiente durante la vida útil del quemador. La conservación del equipo no es una tarea tan sencilla, y no se puede limitar a realizar las operaciones recomendadas por el fabricante para conseguir un funcionamiento correcto. 

Los procesos de mantenimiento están compuestos por distintas operaciones periódicas; pueden realizarse trabajos diarios, de manera semanal, mensual o anual; esto cambiará según las necesidades y especificaciones de cada equipo. Todos estos procedimientos deben registrarse en formularios adecuados dependiendo de la tarea realizada, además, se debe incluir la fecha, el trabajador responsable del mantenimiento, los resultados y posibles comentarios. 

Las labores que conforman el mantenimiento están sujetas, principalmente, al tipo de tecnología y características del equipo, pero algunas de las operaciones más comunes podrían ser las siguientes:

  1. Comprobación general del funcionamiento – Diario
  2. Supervisión de los valores de consigna de termostatos – Diario
  3. Revisar regulación de presión de combustible – Semanal
  4. Revisar y limpiar filtros – Semanal
  5. Analizar los gases de combustión – Mensual
  6. Sustitución de conducción de combustible – Anual

Con un adecuado mantenimiento en su empresa, se logrará extender la vida de los equipos y preservarán un funcionamiento óptimo y eficiente.