BLOG

Notas de precaución en el uso e instalación de Sensores de Flama

Edicion Web

0

Los sensores de flama son usados principalmente en conexión con controles para quemadores de capacidades pequeñas. Para evitar accidentes como lesiones a personal, daño en la propiedad o el medio ambiente, es importante tener a consideración las siguientes notas.

No abra, interfiera o modifique el sensor de flama

  • Asegure  medidas contra peligro de choque, al contar con protección adecuada en las terminales de conexión.
  • Verificar que las instrucciones estén en el orden adecuado.
  • Caídas o choques pueden afectar severamente las funciones de seguridad. Algunos sensores podrían no funcionar incluso si no presentan daño visible.

Notas de montaje e instalación

  • Asegurarse de que las normas nacionales de regulación sean cumplidas.
  • Recordar que el trabajo de montaje puede ser realizado por personal calificado.
  • Observar el largo permitido para el cable del sensor. Esta información puede consultarse en la información técnica de los manuales y catálogos.
  • Siempre  mantener el cable del sensor alejado de otros cables, principalmente de aquellos con voltajes altos.

Notas para la activación

  • Antes de poner en marcha la planta, asegurar que el cableado esté en el orden correcto.
  • La intensidad de la radiación de luz se revisa al medir la corriente del detector.

Notas para su mantenimiento

  • Para limpiar el sensor, utilice un paño limpio, nunca spray limpiador de quemadores.
  • El mantenimiento debe ser realizado por personal especializado. Cada vez que el sensor se cambie, verificar que el cableado tenga el orden correcto.

La seguridad y el buen manejo de nuestros equipos es fundamental para el funcionamiento de estos. Un empleo adecuado asegura una operación satisfactoria.

 

¿Cuáles son las funciones de un quemador industrial?

Edicion Web

0

Este elemento es el órgano destinado a la producción de la llama. Un quemador industrial coloca las cantidades necesarias de aire y gas para que se realice la combustión. Las funciones que presenta son:

  • Asegurar la mezcla de aire y gas en las proporciones adecuadas. Además, las mantiene en constante.
  • Permite la regulación de la cantidad de aire de gas.
  • Mantiene la estabilidad de la llama.
  • Proporciona las dimensiones apropiadas para la llama dependiendo el lugar donde se efectúa la combustión.
  • Otorga un poder de radiación suficiente a la llama.

Asimismo, según la cantidad de calor o carga térmica, los productos tienen una clasificación:

  • Domésticos: menor a 25 000 kcal/h.
  • Comerciales: entre 25 000 y 150 000 kcal/h.
  • Industriales: mayor a 150 000 kcal/h.

Thermal Combustion maneja quemadores industriales de la marca Riello en versión gas, diésel, dual y de otras capacidades para satisfacción del consumidor.

Quemador de gas de dos etapas

Edicion Web

0

El quemador de gas  marca Riello RS 34 de dos etapas fue diseñado específicamente para utilizarse en calderas de agua caliente, ya sea de baja o media temperatura, al igual que para calderas de aire caliente o de vapor y calderas de aceite diatérmico (es decir, que permite fácilmente el paso de calor). Este modelo cubre un rango de 44 a 2290 Kw.

La operación de este tipo de quemadores es de “dos etapas progresivas” y están equipados con una caja de control de seguridad del quemador que utiliza un microprocesador, el cual proporciona indicaciones del funcionamiento y datos de diagnóstico sobre la causa de la falla.

El alto rendimiento de los ventiladores y del cabezal de combustión garantizan su flexibilidad de uso y un funcionamiento excelente en todos los ritmos. El diseño exclusivo que este quemador tiene, asegura que las dimensiones sean reducidas, y que su uso y mantenimiento sean simples. La optimización de las emisiones de sonido está garantizada por el diseño especial del circuito de succión de aire y por el material de insonorización incorporado.

Además de estas grandes características, existe una amplia gama de accesorios que garantizan una flexibilidad y optimización de trabajo elevada.

Quemadores industriales para limpieza y desinfección en la industria alimentaria

Edicion Web

0

¿Sabías que existen diversos procesos de combustión que pueden ser empleados para la desinfección y limpieza de máquinas en variadas industrias? Puede utilizarse una pequeña cantidad de combustible, que mediante quemadores industriales produzca un calor intenso que elimine organismos perjudiciales para la salud en lugares de uso higiénico.

En la industria de alimentos, la limpieza tiene como objetivo eliminar la suciedad de las superficies, como restos de materia orgánica o inorgánica, etc. Mientras que la desinfección conlleva la destrucción de los gérmenes que puedan permanecer después de la limpieza, como lo son bacterias, virus u otros agentes. 

Uno de los aspectos más relevantes es la eliminación de las bacterias residuales, las cuales se encuentran en las superficies formando biofilms; estos, son películas de microrganismos que se adhieren a las paredes de la maquinaria y se alimentan de residuos que no han sido eliminados en largos periodos de tiempo.

Los biofilms son difíciles de eliminar pues la temperatura que necesitan para proliferar va de 20 a 40 °C, y es por eso que el problema tiene que ser afrontado desde su origen para poder evitar las consecuencias de la falta de higiene dentro de la industria. Una opción es el uso de calor en altas temperaturas, que usualmente rebasan los 200 °C. Recuerda que la limpieza y desinfección dependerán del tipo de suciedad y características de las instalaciones.

Talavera: cerámica poblana con historia

Edicion Web

0

Puebla es una de las ciudades coloniales más grande de México y es conocida por su majestuoso centro histórico lleno de arquitectura barroca. Pero algo por lo que es reconocida a nivel mundial es por la hermosa Talavera, una tradición de alfarería que encierra miles de historias.

Esta producción tuvo lugar en 1550 cuando un pequeño grupo de artesanos de los talleres de cerámica de la Reina se establecieron en la Puebla de la Nueva España. Los alfareros españoles aprovecharon el conocimiento que los pueblos indígenas tenían en el manejo de barro y arcillas, y comenzaron a incorporarlo en sus talleres. Fue entonces que comenzaron a producir la popular talavera.

Posteriormente, ya con una técnica de producción más refinada, se crearon las primeras ordenanzas en 1653, estas, eran grupos encargados de regular la manufactura de las piezas. Ahí se ordenaron ciertos estándares y reglas, como quienes podían llamarse artesanos y hasta normas de decoración. Otras regulaciones que surgieron de las ordenanzas, fueron el uso del característico azul cobalto de la talavera, firmas para evitar plagios y la creación de categorías de calidad: fina, semi-fina y de uso diario.

Actualmente su venta se ha masificado y el uso de hornos industriales para cerámica y talavera, ha hecho más eficiente su producción. Las piezas de talavera se utilizan en varios entornos, ya sea en utensilios de cocina o diversas figuras decorativas. Esta cerámica poco convencional es sin duda un símbolo poblano tan icónico como el mole y su historia es tan rica y especial como sus diseños.